domingo, 15 de octubre de 2017

Ascensión al pico Moldoveanu (2.544 mts), Rumanía


En el viaje a Rumania que teníamos planeado, no podía faltar una visita a los Cárpatos. Y entre varias ideas que teníamos nos decidimos por intentar subir al Moldoveanu, el pico más alto de Rumania. Este se encuentra en las montañas Fagaras, en los Cárpatos Meridionales, cerca de Brasov. Y así fue como nos dirigimos hacía esa bella ciudad para pasar el día tranquilos, paseando por sus calles y realizando las últimas compras de comida.
Cima del Moldoveanu

La idea era salir desde el pueblo de Victoria, uno de los puntos de inicio que hay para subir al Moldoveanu. Varias cosas nos preocupaban, una de ellas era como estaría el camino de nieve, ya que, aunque estaba haciendo buen tiempo nos dijeron que una semana antes había caído una nevada bastante grande.

Otra de ellas era que el refugio donde queríamos pernoctar, la Cabana Podragu, a 2130  mts era mejor opción para hacer cima, pero se encontraba cerrado. Así que tuvimos que reservar en la Cabana Turnuri a 1520 mts, lo que nos supondría más de 1000 mts de desnivel. La tercera cosa que nos preocupaban eran los osos, habíamos leído que era muy frecuente el encuentro con los osos ya que en su día el dictador Ceucescu los prohibió cazar, así que hay muchos…y la cuarta es que íbamos con GPS pero no con mapa, aunque hay que decir que no nos hizo falta,  las rutas y caminos están perfectamente señalizados.
Cárpatos
 
Señalizado, triángulos rojos

Con estas cosas en la cabeza salimos de Brasov temprano, teníamos casi 100 kmts hasta Victoria. Hay que decir que desde la misma carretera de entrada al pueblo, justo en el cartel que indica “centro ciudad”, ya hay indicaciones hacia la Cabana Turnuri y la Cabana Podragu, en cualquier caso es seguir los triángulos rojos.
Camino al refugio
 

Ya casi estamos

Así que decidimos adentrarnos en el bosque con el coche por la pista forestal, y así quitarnos algo de kmts. Tuvimos suerte ya que la pista estaba en perfecto estado, y así seguimos durante 7 kmts hasta una señal de prohibido continuar, aparcamos. Continuamos por la pista junto al río, durante al menos otros 5 kmts, en un sube y baja constante pero suave, hasta que esta se acaba y ya si, se pilla un sendero bien marcado que se adentra en el bosque cogiendo altura rápidamente.
Refu algo destartalado
 
Esperando las cervezas..
 
Haciendo el mochuelo

La verdad es que ir pensando en osos, metido en ese bosque tan oscuro y frondoso daba un poco de cosa. A la vez, era impresionante andar por ese tipo de bosque, con esa magia que irradiaba. Y así, tranquilamente llegamos al refugio, regentado por un abuelete muy simpático y muy dado a beber vino. Se dedicó a contarnos historias sobre los osos y a decirnos que en dos semanas nadie había subido al Moldoveanu. Al atardecer llegó otra pareja, con lo que pasamos la noche prácticamente solos.

Al día siguiente, después de casi tener que despertar al guarda para que nos diera de desayunar, salimos siguiendo las mismas marcas. Estas siguen remontando el río a media ladera, pero ya con vistas abiertas del valle. En poco más de 2 h llegamos a la Cabana Podragu donde ya empezamos a ver nieve y algún paso algo congelado. Tomamos algo y seguimos, "ya que estamos, vamos a ver hasta donde llegamos".
Salimos temprano
 
Empezamos a subir

Se abre el valle

Tramos con nieve

Llegando a la Cabana Podragu

Cabana Podragu

Alrededores del refugio

Y así, abriendo huella y subiendo poco a poco alcanzamos el collado, siguiendo las marcas de cuadrados azules, donde a partir de aquí, y sorpresa, sin nieve!! el camino gira a la izquierda y en suave pendiente a media ladera, durante un par de horas, alcanzas la base del Vistea Mare.
A ver hasta donde llegamos
 
Vistas del refugio Podragu y alrededores
 
Alcanzamos el collado
 
Se sigue a media ladera
 
Sube y baja constante

Momentos de relax

Vista del Vistea Mare, la arista y el Moldoveanu

Desde lejos, no teníamos claro que pudiéramos subir, ya que se veía bastante nieve, pero una vez en la base, vimos que no había problema, la subida se hacía bien y se podían sortear los neveros que había.
 
Parecía mas dificil

 
Arista que une los dos picos

Y así llegamos a la cima del Vistea Mare (2.527 mts). Desde aquí solo nos quedaba cruzar la arista que une estos dos picos, que sin nieve, es relativamente  sencilla, pero que, como la encontramos, hubo algún paso delicado.

Tramo con cadenas
 
Paso delicado

Cima del Vistea Mare al fondo
 
Llegando!

Una enorme bandera de Rumanía te da la bienvenida al Moldoveanu (2.544 mts), una alegría enorme, es una montaña muy bonita, con unas vistas de los Cárpatos guapísimas. La vuelta?, pues a deshacer todo el camino.
Cima del Moldoveanu
 
Yo también quiero salir
 
Vamos de vuelta

Llegamos a la Cabana Turnuri casi de noche, así que pensamos en quedarnos otra noche, está vez solos, y celebrarlo tomándonos unas cuantas cervezas. El camino de bajada era el mismo que el de subida, lo hicimos bastante rápido. Y los osos?, pues no vimos ni uno, hubiera estado bien la verdad, o quizás no.